Inicio Opinión ¿Juramento a qué?

¿Juramento a qué?

420
0
Compartir

Resulta que seguimos jurando la bandera, como si detrás de ese acto con tintes militares hubiese algo que nos hiciera mejores personas.

Quienes vivimos la guerra contra nuestros hermanos peruanos, fuimos educados con odio hacia los ellos, porque «nos robaban nuestro territorio», veíamos con orgullo ese adhesivo con una paloma tricolor en los parabrisas de los autos que decía yo quiero a mi Ecuador soberano y en paz, con el que se cobró un impuesto para financiar la guerra.

Finalmente nos dijeron que ganamos y que los peruanos debieron aceptar esa derrota.

Pero cuando conversé con un buen amigo peruano y revisamos los libros de historia del Perú, ellos habían ganado a los miserables ecuatorianos que pretendían arrebatar su territorio

Los gobiernos y los poderes jamás sintieron la guerra, seguían sentándose en la misma mesa a comer.

Hoy seguimos jurando lealtad a ese invento de los poderes llamado patria y nos hinchamos el pecho cantando «por dios juro sagrada bandera, en el aire en el mar y en la tierra, en la paz y en la horrísona guerra, defenderte hasta airoso morir… Y tú misma serás fortaleza y sabremos romper las cadenas… «

Sin embargo seguimos atados a las cadenas y no defendemos más que nuestro metro cuadrado, ¿por que cuando deberíamos salir en defensa de la patria que es saqueada por los oportunistas de turno no lo hacemos y permanecemos callados? No todos es verdad, pero si una gran mayoría.

Esa bandera a la que juramos lealtad es la misma que Bucaram enaltece en su viva la patria, o la que Correa enarbolada llamándola tierra sagrada de honor y de hidalguía.

Y cuando un hermano colombiano, peruano, venezolano llega a nuestro terruño lo odiamos con ese patrioterismo que nos metieron en las venas donde corre la sangre de gran Sucre, porque el Ecuador es para los ecuatorianos… En fin, nos enseñaron a amar nuestra patria antes que a amar la naturaleza, a amar más a Abdón Calderón con su fantástica historia que a nuestros héroes cotidianos que sobreviven vendiendo en las calles, nos enseñaron a odiar a los extranjeros pobres a pretexto de patriotismo.

Y a todas esas porquerías hoy le siguen jurando los muchachos porque es un requisito en la escuela. Pero aman su patria aman su comida, sus tradiciones, conocen su país, quizás no, quizás solamente son víctimas de un estado opresor en el que el abanderado en lugar de tener un reconocimiento real por su desempeño académico como una beca o un cupo garantizado en la universidad, solo tiene una banda hecha con tela barata, goma y escarcha.

Pero bueno, hoy por zoom los que tenían internet juraron a esa ridiculez llamada patria ojalá en el fondo eso signifique lealtad a sus ideas, respeto a sus familias, compromiso de lucha por sus derechos, o al menos esa inclinación reverencial ante un símbolo inventado por las clases dominantes nos permita vernos reflejados en el común de nuestros hermanos, los locales y los extranjeros con cuyas patrias también compartimos los mismos colores de las banderas.

Califica este contenido

0 / 5. 0

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here