Inicio Opinión Adiós Pinocho

Adiós Pinocho

Compartir

Por: Vicente Solano

“Se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre” Salvador Allende

El 11 de septiembre de 1973 se empezaba a escribir uno de los capítulos mas oscuros de la historia de Chile y América Latina. El golpe de estado encabezado por Augusto Pinochet inauguraría un régimen militar que a más de cobrarse mas de tres mil de muertos y desaparecidos, tendría una victima mas: la democracia. La dictadura militar que encabezó Pinochet fue una de las mas sangrientas y de las mas atroces que algún pueblo latinoamericano haya sufrido. Pero a mas de ello, se estableció un régimen político que limitó las libertades publicas y emprendió un plan piloto de un shock económico que seria la puerta para implementar el neoliberalismo. A tal punto que Hayek visitó dos veces el país con el fin de asesorar en la política económica, que es la que ha subsistido hasta al momento.

Luego del bombardeo de La Moneda, palacio presidencial de Chile, con la muerte de Salvador Allende, y el inicio de la persecución de sus simpatizantes, la dictadura iniciaba su carrera de crímenes por 17 años. Las mas de 40 mil victimas aun siguen clamando justicia contra un Estado que ha blindado a criminales para mantener la impunidad. Erigieron una Constitución que ha sido el instrumento para mantener un sistema económico y político que mantiene la desigualdad y la injusticia. El régimen jurídico actual tiene como eje central los despropósitos del exgobierno de Pinochet -Pinocho-. No obstante, como dice la frase popular: No hay mal que dure cien años o cuerpo que lo aguante. Y los chilenos ya no aguantaban mas.

Desde inicios de la década anterior, cuando miles de jóvenes chilenos protestaban contra el sistema educativo excluyente, empezaba el inicio del fin de Pinocho. El año anterior una simple protesta contra el alza del precio del transporte publico seria la que llevaría a millones de personas a las calles para exigir el cambio. Los que auspiciaron el golpe de estado de 1973, entre ellos el gobierno de los Estados Unidos, mediante la CIA, los militares antidemocráticos y los políticos de la extrema derecha nunca se imaginarían que la democracia volvería. Sin duda, hoy se resignifica la democracia mas allá de lo representativo, la participación ciudadana se convierte en el torrente de la transformación. La Constitución que surgirá debe ser el resultado de un pacto político cuya consigna sea: Adiós Pinocho. Y que recuerde lo que dijo en su ultimo discurso el ilustre Salvador Allende: “Se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre”.

Califica este contenido

0 / 5. 0

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here