Inicio Ecuador CON LA CANALLA SOLO VALE LA CACHIPORRA

CON LA CANALLA SOLO VALE LA CACHIPORRA

518
0
Compartir

Ante nuestros ojos en vivo y en directo, mediante pantallas, ha ocurrido un nuevo crimen de la corrupción política que domina al Ecuador. Tan terrible y despiadado como el que le quitó la vida al presentador de televisión, Efraín Ruales. La falsa democracia liberal y burguesa, que nos engaña cada cuatro años con el burdo juego de las elecciones y el supuesto poder del voto, para que un elegido supuestamente represente nuestros intereses, ha quedado desnudo como el relato del Rey que intenta ocultar sus vergüenzas ante sus súbditos, y no puede.

Los algoritmos de la infamia construida burlando las matemáticas y las estadísticas, y a la sazón de la canalla digital del Consejo Nacional Electoral (CNE) ha cumplido la orden informática de quitar sistemáticamente la votación de Yaku Pérez, para impedir su acceso a la segunda vuelta y evitar un triunfo electoral que ponga un gobierno de extracción popular.

El juego envilecido del fraude le ha dado al banquero la vanagloria de disputar por tercera vez y sin posibilidades el sillón presidencial ante el correismo, en cuyo gobierno la banca y los banqueros se enriquecieron más que nunca. Los poderes económicos de “los dueños del país”, pese a sus variadas formas: liberales, conservadores, neoliberales, progresista o socialdemócratas, todos son en el fondo: hermanos y mellizos del capital. Conspiran por igual en contra de la pretensión de los plebeyos, que tienen por primera vez la oportunidad histórica de acceder vía electoral a un gobierno digno que promueva la vida, combata la corrupción y prepare el camino a mayores transformaciones.

El poder económico y la voluntad oligárquica han dicho una vez más que no. No va, no es posible un gobierno con tales pretensiones, por eso han pactado bajo la mesa de las “elecciones libres” entre supuestos adversarios irreconciliables: Nebot, Lasso y Correa. Le cierran la puerta a la voluntad popular con la torpe elegancia de la institucionalidad subordinada de los vocales del CNE, que impávidos y cómplices pretenden que creamos en sus números, cuando todos se han percatado del hedor que vierten sus acciones desde las alcantarillas del poder corrupto y corruptor.

Como lo diría el nobel de literatura José Saramago en su Ensayo sobre la lucidez: “He aprendido en este oficio que los que mandan no solo no se detienen ante lo que nosotros llamamos absurdos, sino que se sirven de ellos para entorpecer la consciencia y aniquilar la razón” El absurdo del fraude y del mismo proceso electoral entorpecen la consciencia y aniquilan la razón del pueblo que cree en el absurdo de que los poderosos iban a permitir un gobierno liderado por Yaku Pérez.

Sabiendo esto y que el “poder no dialoga, el poder manda”. El poder ejerce su poder y siempre somete, mal puede creer Yaku y la dirigencia de Pachakutik que el candidato de la ultra derecha le iba a abrir el camino a un reconteo voto a voto, que pruebe que se ha producido un fraude electoral. Nos engañamos si creemos que el candidato banquero, el candidato de las Cámaras empresariales, el candidato de las clases dominantes, no es también el que compró al igual que Correa los “Exit Poll” amañados de Clima Social y Cedatos con los que empezó el fraude. Ahora se reúne con supuesta “buena fe” con el interés de real de ganar tiempo para consolidar su paso a la segunda vuelta.

Con el fraude electoral en el bolsillo y más de 33 mil votos a su favor, en ventaja sobre Yaku Pérez, con resultados fraudulentos y confirmados por las pantallas y los micrófonos del poder mediático, el banquero se sienta a “dialogar” para supuestamente apoyar la propuesta de cuestionar lo que el mismo y Correa orquestaron.

A riesgo de equivocarnos respecto a las reales intenciones del poder fáctico, la apertura parcial de las urnas en varias provincias del país ojalá le devuelvan a Yaku su paso al balotaje, sin que necesariamente se supere la desconfianza frente a un CNE, conformado mediante oscuras componendas. El mismo CNE que prohibió el uso de la imagen del prontuariado Correa en campaña y finalmente no hizo nada para evitarlo. Se ha dicho que las urnas se deben abrir parcialmente “dentro del marco de la ley” y del “Estado de Derecho”, es decir la apertura está condicionada y talvez no alcance resarcir el daño hecho a la voluntad popular.

Mientras no se abran las urnas el fraude está en firme y Nebot más que Lasso hacen proselitismo anticipado con toda la visibilidad mediática del escándalo provocado. Hablan de supuestas “coincidencias” con la propuesta de Yaku y pretenden ocultamente jalar el apoyo a sus propuestas a uno que otro despistado. Confiar en la institucionalidad nacional e internacional es un error. La OEA como el CNE y sus herramientas burocráticas y técnicas obedecen al poder, a sus intereses, a sus recompensas, a sus políticas y sus geopolíticas. Por ello hay que pensar, hay que desconfiar y hay que ser siempre suspicaces ante el poder y sus miserias.

A pesar de todo el fraude se ha concretado conforme a como el prontuariado de Correa lo proyectó hace varios días y lo difundió en redes, en términos de porcentajes y número de votos. Nos preguntamos ¿Cómo sabía entonces Correa todo el detalle de este fraude? Simple, porque fue él también quien compró y ordenó el fraude contra Yaku, un fraude que beneficia al correismo que sabe que vencerá a un débil y complaciente Lasso mientras el gobierno títere de Arauz le garantiza su propia impunidad como la del grupo de delincuentes que robaron junto a él; y se harán nuevamente con el control del próximo gobierno, a cambio de no topar los intereses de Nebot, Lasso, las oligarquías y los grupos económicos, con parte de los cuales Correa gobernó.

Esta Democracia de papel y de caricatura esta vez tiró a matar desde los sótanos de las decadentes clases dominantes, confirmadas por las cloacas y los voceros del poder mediático, que nunca denominó como violencia al fraude electoral y más bien se disponía a acusar de violentos, como lo hizo en octubre de 2019, a las víctimas, a los defraudados por resistirse a esta y otras forma de la violencia social.

Al pueblo organizado y no organizado, a pesar de supuestos acuerdos que quizá no respeten, aún le quedan algunos recursos, uno de ellos -y que no pasan por la resignación- son aquellos, que en el no consentido de que Yaku no recupere su lugar en la segunda vuelta, y tras habernos quedado sin alternativa electoral o no haber tenido ninguna, logremos vencer con el voto nulo a Arauz y a Lasso, y se aplique artículo 147 de la Ley Orgánica Electoral que declararía la nulidad de las elecciones. O que ocurra lo que en la novela de Saramago en la obra que citamos más arriba: Ensayo sobre la lucidez, que triunfen los votos blancos, llevando a la desesperación a la clase dominante, mediante una forma de la rebeldía popular; que hasta ahora solo ha ocurrido en el mundo de la ficción literaria.

Pero antes de que el fraude lo llamen irreversible con sus leguleyadas y mentiras mediáticas y nos conduzcan a la resignación, incluso después de abrir las urnas que pueden ser falseadas, los que tenemos la voluntad inquebrantable de hacer respetar la voluntad popular que favoreció a Yaku, tenemos aún el recurso de la calle, de la resistencia, de la movilización y el levantamiento, recordando siempre que cuando enfrentamos al poder corrupto, y a la CANALLA SOLO VALE LA CACHIPORRA.

Califica este contenido

0 / 5. 0

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here