Inicio Misceláneo El “Ecuador del encuentro” y la bestia de dos cabezas Por: José...

El “Ecuador del encuentro” y la bestia de dos cabezas

Por: José Luis Bedón

Compartir

El pacto entre Nebot y Correa que echó a la basura la opción, las esperanzas y los sueños de un gobierno popular en el Ecuador encabezado por Yaku Pérez y el Movimiento Pachakutik se confirma con el “Gran Acuerdo de Gobernabilidad” pactada entre las cúpulas de UNES, CREO y PSC, que se venía cocinando no solo para captar la jefatura de la Asamblea Nacional -en la que tienen entretenidos a los asambleístas de Pachakutik y otras bancadas- sino para conseguir el indulto de Correa y Glass, fiscalizar al gobierno de Moreno, olvidarse de los atracos del gobierno de la Robolución Ciudadana y de yapa dividir a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador CONAIE, para que el gobierno de Lasso nos engañe con el “Ecuador del Encuentro”.

Era por ello que sonaba extraño el tono conciliador de Correa y Arauz tras perder las elecciones frente a la derecha del feriado bancario de Lasso, contra la que denostaron durante toda la campaña electoral, haciéndonos olvidar que el mismo banquero había  financiado la campaña electoral de Correa para su primer mandato, y que en correspondencia todos los banqueros se enriquecieron más nunca, sus intereses jamás se toparon y más injusto aún se condonaron y remitieron las deudas de estos y otros empresarios con el Servicio de Rentas Internas (SRI) en el gobierno de Correa y Moreno.

Rafael Correa dijo que la “suerte del Presidente electo Guillermo Lasso será la suerte del Ecuador”, al tiempo que dijo no conocer a Jaime Vargas, ex presidente de la Conaie que proclamó públicamente su apoyo al candidato del correismo horas antes de los comicios del 11 de abril. Añadió que “conoce” que el dirigente indígena es un “tipo violento” y que es responsable por “atentar” en contra de la ciudad de Quito y el edificio de la Contraloría en el levantamiento de octubre de 2019, que debe responder por ello, y que su apoyo electoral a nombre de la Conaie no le sumó sino que le restó votos al ex candidato Arauz. Así es como el caudillo mostraba su soberbia y su desprecio frente a los que continúan vergonzosamente sirviendo sus intereses.

Esa bestia de dos cabezas a la que se enfrenta el movimiento indígena y popular, va por la Conaie y luego por Pachakutik. Servidos por el oportunismo de Jaime Vargas y un disimulado Consejo de Gobierno, ya se adelantan a poner la trampa correista con un Reglamento para el VII Congreso de la Conaie que se realizaría el 1, 2 y 3 de mayo en la provincia de Cotopaxi, con un claro sesgo a favor de Leonidas Iza y de algunas nacionalidades y federaciones que se embargaron a favor del ex candidato Arauz y se espera que voten por su candidato en la Conaie.  Se juegan el encubrimiento de sus maniobras y las espaldas de quienes se van con deshonra del movimiento indígena, ponen en peligro la dirección y la orientación de la oposición y las próximas luchas en las calles, así como la vergonzosa y soñada resurrección del “mashi” caudillo de Bélgica, que según sus últimas y “conciliadoras palabras” declara que cogobernará junto a Nebot y Lasso.

Sin embargo, parece que algunos dirigentes como asambleístas cercanos al movimiento indígena no aprenden y prestan oído a los cantos de sirena del poder, creyendo ingenuamente que le van a dar a Pachakutik la dirección de la Asamblea Nacional. Lo cierto es que mientras se agotan y se despeinan hablando con unos y con otros, la “aplanadora neoliberal-progresista” ya tiene los votos de los asambleístas de los bloques socialcristiano, Creo y Unes para captar la dirección de la Asamblea Nacional. El Pacto de Gobernabilidad de las Derechas deja por los suelos las aspiraciones, más personalísimas que colectivas, más miopes que esclarecidas, más egoísta que consecuentes, que abrigan algunos asambleístas de Pachakutik y de otros bancadas, dando paso a la misma Asamblea Nacional de los amares, componendas, juegos de intereses y corrupción generalizada que han hundido hasta la vergüenza (menos del 3% de credibilidad) el prestigio de la “primera función del Estado”.

Mientras el depredador afila sus dientes para clavarlos en la yugular de los pueblos empobrecidos, como un “golpe mortal en el plexo”, tal como le gusta decir en sus discursos al frenético líder cantonal que mandó a los indios a no bajar de los páramos, el

Pachakutik y el pueblo rebelde del voto nulo está obligado en consecuencia con su llamado a no tranzar en la Asamblea Nacional, por la jefatura parlamentaria y otras dignidades, embargando su histórica posición política a cambio de migajas, lentejas y espejitos. Sin embargo, quedarse sin la jefatura de la Asamblea le proporcionará al Movimiento Pachakutik y al pueblo la esperanza de que exista otra oportunidad para entender la acción parlamentaria y fiscalizadora por fuera de nefastos como enanos intereses personales, que acompañen las luchas sociales de las que son sus aliados, en una oposición repleta de legitimidad y dignidad en sus causas, inaugurando una “tercera vía” para la ética y la emancipación de la que tenemos una profunda sed.

Por ahora la “Mafia sagrada” del Opus Dei y su banquero presidente reparte “caramelos” a diestra y siniestra fuera de la Navidad, para que todos crean que su gobierno será del “Encuentro” y disimular así los dolorosos ajustes del Fondo Monetario Internacional, la expansión del extractivismo y la frontera petrolera con la inversión transnacional, las privatizaciones de toda la Banca Pública y las empresas del Estado; que en teoría pertenecen a todos los ecuatorianos, y no son activos del Banco de Guayaquil, ni de las haciendas de Nebot y las oligarquías nacionales a los que se suma Correa y su grupo de privilegiados corruptos e impunes.

La aplanadora correista y socialcristiana en la Asamblea Nacional y en el nuevo gobierno se convierten de facto en una dictadura, una “unanimidad neoliberal y capitalista” que pretende lavar la cara de la corrupción y de los feriados bancario y electoral sin concesiones ni oposiciones. La voluntad de las clases dominantes es mandar sin máscaras, gobernar para sus intereses sin el ruido de los indios, los pobres y los plebeyos de toda condición, hoy más jodidos que nunca tras la Pandemia, la paralización de la economía nacional, los arruinados sistemas de salud, los toques de queda y la destrucción de las economías, las vidas y el derecho a la protesta y la resistencia de la mayoría de ecuatorianos.

Pero los pueblos indígenas y no indígenas tenemos nuestro Proyecto Político Plural y Plurinacional, tenemos las propuestas del Parlamento de los Pueblos, el Plan de Gobierno de la Minka por la Vida por el que votamos masivamente, tenemos la experiencia de los levantamientos y la lucha popular frente a los mismos enemigos, y nada nos hace dudar de que la rebeldía y la resistencia frente a la injusticia desembocarán en nuevos octubres.  También sabemos que el poder que está más allá de todo gobierno tiene viejas formas de mantenerse a flote y reproducir su injusta sociedad, pero su dominio se complica y es cada vez es más precario.

Califica este contenido

3.6 / 5. 7

Compartir

1 Comentario

  1. Los movimientos indígenas, campesinos y organizaciones populares NO se pueden poner a la cola de un cogobierno neoliberal corrupto y mediocre. Hay que enmendar los errores de la última campaña y fortalecer la unidad nacional. Hay que integrar la costa.!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here