Inicio Ecuador ¡Con el Carchi no se Juega Carajo!

¡Con el Carchi no se Juega Carajo!

564
0
Compartir

Cincuenta años han pasado desde 1971 cuando la ciudad de Tulcán estaba convulsionada. Marchas populares con la participación de todos sectores y organizaciones sociales recorrían las calles de la ciudad con consignas en contra del gobierno.

Excombatientes de la Guerra del 41 asaltaron los arsenales y la población tenía armas para defenderse. La torre del campanario de la Catedral y la terraza del edificio episcopal, se habían convertido en el resguardo de tiradores experimentados.

El Obispo que amenazaba con excomuniones a los líderes de la revuelta y ráfagas de fusil eran parte del escenario, Radio Ondas Carchenses siguiendo cada minuto de esta revuelta.

Velasco Ibarra, daba órdenes al Ejército para que desplieguen toda su fuerza de guerra y ataque a Tulcán, por haberse negado al pago de un peaje por cruzar el Puente de Rumichaca.

La población, en particular las mujeres, se tomaron la pista del Aeropuerto El Rosal saboteando el aterrizaje de los paracaidistas. Con fuego le impidieron el aterrizaje e incluso alcanzaron a averiar la nave del presidente. Las autoridades seccionales habían sido destituidas.

Al final triunfó el pueblo, fueron derogados los decretos, liberados los presos, restituidas las autoridades.

La calma retornó, pero en el viento del Carchi siempre vive el recuerdo de los luchadores que ese día ofrendaron la vida por su pueblo, uno de ellos, Miguel Pozo, un bravo comunista dirigente popular y aguerrido carchense. Cada 26 de Mayo se recuerda el valor y la rebeldía del pueblo carchense y vuelve a retumbar la frase de Manuel Araujo: ¡Con el Carchi no se juega, carajo!.

Califica este contenido

5 / 5. 3

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here