Inicio Ecuador Libre Ingreso, un derecho escrito con sangre

Libre Ingreso, un derecho escrito con sangre

85
0
Compartir

Días antes al 29 de mayo de 1969, la FESE había planificado una importante acción, la toma de la Casona Universitaria.

El día había llegado, las y los bachilleres guayaquileños que exigían el libre ingreso a las universidades se habían posesionado del Alma Mater como medida planificada de lucha.

Como era política del gobierno, se ordenó una brutal represión, el resultado más de 30 muertos, varias decenas de heridos y alrededor de 140 detenidos y torturados.

Las fuerzas represivas habían rodeado el edificio de la Vieja Casona, por pedido del Consejo Universitario, lo que motivó un enfrentamiento con los estudiantes por más de media hora.

La cantidad de gases que fueron lanzados al interior del edificio logró que las y los estudiantes salieran, allí fueron apresadas 67 personas, entre ellas 10 mujeres que fueron trasladadas según parte policial al Batallón Quinto Guayas y luego a la Penitenciaría del Litoral.

Las protestas en apoyo a los bachilleres seguían y la consigna del libre ingreso a la universidad seguía resonando en las calles guayaquileñas la policía tuvo que actuar contra grupos de manifestantes, estudiantes y trabajadores.

En la década de 1960 se vivían en el mundo muchos acontecimientos que contribuían a que en Ecuador la lucha social tuviera un importante crecimiento, las Guerrillas Estudiantiles en Venezuela, la muerte del Che y el florecimiento del Mayo Francés.

En Ecuador, la juventud se organizaba, se fundó el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y el partido en ese entonces maoísta PCMLE surgían como esperanza de los estudiantes, los pueblos y la clase obrera.

Los secundarios hicieron temblar al velasquismo, la Universidad Central del Ecuador fue la primera en permitir que las y los bachilleres ingresen libremente a las aulas.

En homenaje a los héroes de la Casona, cada 29 de mayo revivimos esa lucha y alzamos nuestra voz por los estudiantes, “son aves que no se asustan de animal ni policía y no le asustan las balas ni el ladrar de la jauría… ¡que vivan los estudiantes!”. Violeta Parra

Califica este contenido

5 / 5. 2

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here